Nos gusta conducir.

Es muy probable que muchos de vosotros recordéis un anuncio que salía en la televisión hace varios años, quizás es uno de los anuncios más famosos de la historia de la publicidad española. Era un anuncio sobre una marca de coches. Una carretera desierta, un coche con la ventanilla bajada, una mano ondeando lentamente notando el poder del aire y la velocidad, una voz en off preguntando a los espectadores una simple cuestión “¿te gusta conducir?”. Desde entonces el anuncio ha sido repetido y todos alguna vez hemos imitado esa liberadora sensación. Pero la pregunta que planteamos en LEONART es un poco diferente.

¿Porqué nos gusta conducir?

Es una pregunta complicada, cada uno tendrá sus propios motivos y argumentos para coger el manillar de su alma gemela. Pero si es cierto que entre todas las personas que optan por esta actividad tienen diferentes rasgos comunes, rasgos como el hecho de conducir les ayuda a evadirse de la realidad y dejar atrás estados de ánimo negativos. A muchos de nosotros conducir nos otorga una gran paz interior.

(foto de motoservices.com)
images/news-pics/37_1408445489.jpg




Es importante señalar que muchas veces los vehículos ya no se utilizan sólo como medio de transporte, la finalidad por la cual se crearon. Ahora, muchas veces se conduce simplemente por el placer de disfrutar de la conducción, un placer muy relajante según la gran mayoría, notar como dominas y llevas el control de la situación, una conducción intuitiva y vacía de decisiones predefinidas. No planificar y no tener miedo al camino desconocido, decidir que no hay ni destino ni ruta. También, a muchos de nosotros, conducir nos hace estar de buen humor, cuando conduces te alejas, casi de manera literal, de todos tus problemas. La brisa aclara tu mente dicen.

En LEONART nos gusta conducir porqué nos hace sentir libres.

¿Porqué os gusta conducir a vosotros?

Historia, cine y macarras.

Una semana más seguimos comentando y analizando diferentes películas, que con su actitud y el reflejo de los personajes, mezclado con unas asombrosas motos llenas de historia, nos han influenciado de alguna manera u otra a lo largo de la historia del cine.

En LEONART siempre nos hemos sentido un poco rebeldes, así que era de esperar que una de las películas de culto que queríamos comentar no fuera otra que “¡Salvaje!”.

Nos remontamos a los años 50, blanco y negro y Hollywood en su etapa dorada de cine clásico. “¡Salvaje!” o “The wild one” es un film dirigido por el húngaro László Benedek y protagonizada, por uno de los mayores actores que se ha visto jamás en la historia del cine americano, Marlon Brando.

Marlon Brando interpreta a Johnny Strabler, un macarra de poca monta que lidera una banda de moteros nómadas. En una de las paradas llega a un pueblo dónde conoce a una chica y se enamora, lo que el personaje de Brando no sabe es que esa chica no es una chica cualquiera de pueblo, esa chica es la hija del sheriff, autoridad y ley en la zona. A todo esto, se suma un conflicto amoroso, Johnny no quiere dejar de ser quién es por amor, un conflicto entre bandas rivales y la justicia en manos del pueblo para ahuyentar a las dos bandas. Aquí podéis ver el tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=dlKWlx-Yxkg

images/news-pics/35_1407669238.jpg


(foto de www.imcdb.org)

Podríamos decir que ¡Salvaje! es la primera película de temática motera y sobre bandas de moteros, muy comunes después de la segunda guerra mundial. Las primeras bandas de moteros americanas nacen como veteranos de guerra que no encuentran su lugar fuera del campo de batalla. Han vivido tanto que ahora lo único que les hace sentir libres es la velocidad, las peleas y la música. De esta manera “¡Salvajes!” nos ayuda a entender y conocer el origen del estereotipo del carácter macarra y rebelde que tanto se asocia a los moteros y a las bandas de moteros, bastante alejada de la realidad hoy en día.

Por último, desde LEONART queremos hacer una mención especial a la preciosa e increíble Triumph Thunderbird 650, Johnny sin su moto tan sólo es un hombre enfadado con el mundo e incomprendido. Cómo anécdota, concluir que Triumph en un principio no le parecía nada bien que se relacionara su marca con las bandas de moteros, pero después de todas las ventas de ese modelo les pareció bien toda esa publicidad.

DISTINGUISHED GENT'S RIDE

Chicos, es hora de desempolvar la pipa, el monóculo y el bote de gomina. Chicas, preparad la laca y los tacones de infarto, el momento ha llegado… vuelve el Distinguished Gentleman’s Ride 2014. Este estrambótico evento solamente tiene dos normas: vestir de manera elegante y querer lucir tu alma gemela por toda la ciudad

Para aquellos que no conozcáis el evento, se trata de un evento internacional en el que damas y caballeros recorren sus ciudades vestidos con sus mejores galas. Por un día, moteros y moteras apartamos las cadenas, los vaqueros, los chalecos, las botas y todo lo que sea de cuero. Para ponernos guapos y elegantes, hay que ir impoluto, lo más normal será ver gente con traje, corbata pajaritas muchos bigotes y algún monóculo, faldas, tacones y tocados imposibles. Todo con mucha clase y mucho estilo.

images/news-pics/34_1407482176.jpg


(foto de http://thebikeshed.cc/)

El evento se realiza a finales de septiembre, si bien es cierto que muchas veces roza lo refinado y lo surrealista, no olvidemos que detrás de Distinguished Gentleman’s Ride hay un objetivo, la Distinguished Gentleman’s Ride no entiende ni de edades ni de sexo, simplemente quieren inundar las calles de más de 250 ciudades en busca de una sensibilización y la recaudación de fondos para luchar contra el cáncer de próstata, como dato el año pasado lograr recaudar más de 191.000 euros entre los 38 países que participaron. Es importante remarcar que participar en esta actividad no tiene ningún coste, es gratuita, simplemente se tiene que cumplir con el tipo de vestimenta que dictamina la organización, la aportación económica corresponde a la voluntad de cada uno.

Una vez más desde LEONART queremos hacer hincapié en la solidaridad de la comunidad motera, agradeciendo que realicen todo tipo de eventos diferentes y divertidos pero con un fin y una meta tan loable.

Animamos a todos y cada uno de vosotros a participar en tan loable experiencia, completamente única y diferente.

¡Nos vemos en las carreteras!

Si llega el fin del mundo, quiero tener una moto.

Bienvenidos al primer artículo de “Motos de Cine”. Antes de empezar nos gustaría comentar que esta serie de artículos nace de una tranquila charla en el garaje sobre gustos y tipos de motos, las motos que nos han influenciado de las míticas películas de cine, queríamos compartir con todos vosotros nuestra especial selección que estamos seguros que muchos compartís.

Todo el mundo estaba de acuerdo que quizás el referente más común y el primero que te viene a la memoria cuando hablamos de motos de cine, es la increíble película de culto Mad Max de George Miller, protagonizada por un jovencísimo Mel Gibson. Esta película post-apocalíptica hace las delicias de cualquier amante de las motos, lo tiene todo: carreteras infinitas, persecuciones solitarias, sonido realista por parte de las máquinas, estética y vestuario rock y buena banda sonora. Lo dicho, totalmente una delicia recomendable para todo el mundo. Si no la habéis visto, vedla y si y la habías visto dadle otro visionado, los grandes clásicos siempre apetecen.

Las motos que aparecen son mayormente Honda o Kawasaki, motos estéticamente bonitas y funcionales, motos diseñadas para la supervivencia de un mundo devastado y lleno de mercenarios, tribus y saqueadores.

images/news-pics/33_1406536922.jpg



Mad Max nos deja escenas que han pasado a la historia del cine, perlas cinematográficas, que incluso hoy en día siguen siendo estéticamente perfectas. Quizás la escena más recordada es de Jim Ganso saliendo del motel, gafas puestas, patada a la pata de cabra y acelera hasta que sale de la ciudad: https://www.youtube.com/watch?v=Ovhw-E9gRfU

Lo que queda claro, en cualquier caso, es que si uno quiere sobrevivir en unas condiciones extremas después del fin de la civilización, una buena alma gemela es el mejor aliado que uno puede desear tener: un vehículo ligero, capacidad para mantenerlo y modificarlo y, sobretodo, para conducirlo.

Y es por eso que, si llega el fin del mundo, queremos tener una LEONART a nuestro lado.

Moteros en contra del abuso infantil

Hoy nos gustaría hablaros de un tema muy especial y delicado. Hoy nos gustaría hablaros de una asociación americana no lucrativa, la Bikers Against Child Abuse (BACA), la traducción al español sería “Moteros en contra del abuso infantil”.

Esta asociación fue creada en los 90’s para ayudar y dar soporte, proporcionar una sensación de seguridad a niños y niñas que han sido maltratados física o emocionalmente. Partiendo de la base que muchos de los abusos tienen lugar en los círculos cercanos de la sociedad como puede ser el propio hogar o la escuela. Es sabido por todos, que la comunidad motera está formada y forjada por unos fundamentos sólidos como: la fraternidad, comunidad, respeto, ayuda y sobretodo el sentimiento de familia. Estos valores son los que la BACA desea transmitir a todos los niños y niñas que necesitan de su ayuda.

images/news-pics/31_1405941258.jpg



Esta organización fue creada de la mano de John Paul “Chief” Lilly (Jefe Lilly), motero de alma pero profesor universitario de profesión. “Chief” Lilly observó que un niño de su vecindario de tan sólo 8 años no salía a la calle por miedo a sus agresores, entonces decidió incluirle en su grupo de moteros y lo llevó por toda la ciudad en moto e incluso fue a jugar con él y otros niños al parque.

Este fenómeno solidario se expandió rápidamente a otros estados de América y posteriormente a diferentes países del mundo incluyendo cuatro países europeos, Alemania, Francia, Italia y Holanda. Al ser una organización no lucrativa se financian mediante merchandising y donaciones de personas anónimas y celebridades o grupos de rock.

Desde LEONART creemos que estas cosas merecen difusión, por dos motivos. El primero para que todos los niños y niñas puedan disfrutar tranquilamente de su infancia. El segundo motivo, para eliminar los estereotipos del motero macarra que tanto daño hacen a nuestra comunidad. Los moteros somos gente que hemos encontrado en nuestra moto nuestra alma gemela, gente que lleva cadenas y chalecos con muchos parches, pero sobretodo somos gente comprometida con la sociedad.

Nuestro corazón es de cuero pero eso no significa que deje de ser un corazón.

Estamos deseando que BACA llegue a nuestras carreteras.

Para más información: https://www.facebook.c...stChildAbuseInternational
http://bacaworld.org/

images/news-pics/31_1405941281.jpg

Contact us